El monasterio

Hay lugares con alma, y la hospedería se encuentra en uno de ellos: en el Monasterio de Santa María, junto a la Iglesia de San Salvador de Valdediós, también conocido como ‘El Conventín’, una de las joyas del prerromano.

Historia, arte y espiritualidad se unen en este bello paraje de brañas y montes, convirtiéndolo en un paraíso único que acoge a todos los que se acercan a él y deciden pasar unos días con nosotras.

El valle se llama Valdediós, «Valle de Dios», nombrado así por los primeros monjes que lo habitaron.

Unas palabras de bienvenida…

Las Hermanas de Valdediós estamos encantadas de ocuparnos de la acogida de todos aquellos que os acercáis a la Posada Samaritana. Es una alegría cooperar con el Buen Samaritano de gran Corazón ―Jesús― que os ha recogido del borde del camino y os trae a nosotras dejándonos el encargo precioso de cuidaros, consolaros y permitiros descansar.

Tratamos de acompañar a nuestros huéspedes en su búsqueda del descanso del Corazón, desde nuestro estilo Samaritano, tan sencillo, modesto, familiar y humano.

Agradecemos la oportunidad que nos dais de vivir nuestra vocación de saciar la Sed de Jesús suscitando en cada huésped la sed de Él.

Nuestra humilde casa es tu casa y nuestros corazones te dan la bienvenida deseando construir entre todos un verdadero hogar de amor y misericordia.

Te brindamos…

Descanso y alegría

La vida necesita momentos de pausa, pero también de vitalidad: en la hospedería encontrarás ese espacio que tu alma necesita para vibrar en plenitud.

Un viaje al interior

Conocerse a uno mismo es la clave para vivir en armonía y poder sentirse en plena conexión con el amor universal y con Dios.

La misa conventual

Es el momento cumbre de cada día en que Dios nos alimenta y nos abraza dándonos la Humanidad de Jesús como Don. Te invitamos a celebrarla con nosotras a los pies del Corazón de Jesús.

Nuestra acogida

Te escuchamos desde la ternura, la empatía y el consuelo; dialogamos contigo y  te mostramos el camino del amor y de la fe. Queremos que te sientas en casa.

«Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías…» ― Santa Teresa del Niño Jesús

Libro de visitas

Nuestro paraíso es un remanso de paz y alegría

mapa concejos asturias monasterio valdedios villaviciosa (1)